Las neurociencias del amor

“Uno es el agua de la sed que tiene” dijo alguna vez el gran poeta mexicano Jaime Sabines. ¿Será esto verdad?

Al parecer muchas de las personas que conocemos no actúan de esta manera. Incluso a veces nosotros mismos. Siempre estamos en busca de otra persona, en la búsqueda de ese alguien que por fin nos haga sentir “satisfechos.”

Pero es que esto tiene todo el sentido del mundo porque desde pequeños nos enseñan que una persona que está sola, se encuentra en soledad. Y esto es completamente falso. En inglés podemos decir que “It’s not the same to be alone, than to be lonely”.

Como dijo también alguna vez el gran músico e integrante de una de las mejores  bandas de todos los tiempos, John Lennon: “Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.”

Image result for naranja en forma de corazon

Podemos pensar que el origen de la idea de que no nacimos enteros viene desde la antigua Grecia, del poeta de comedias griego Aristófanes que nos lo explica en la obra de Platón llamada “El Banquete”. Él contaba que al principio de la raza humana, lo seres constaban de cuatro brazos, cuatro piernas y dos caras pegadas a una misma cabeza. Estos seres podían estar compuestos de dos hombres, dos mujeres, o un hombre y una mujer. Pero Zeus los castigó cuando estos se creyeron semejantes a los dioses, y los partió en dos. Desde entonces los seres humanos nos hemos dedicado a buscar a la otra mitad que nos complete.

Pero ésta es una explicación meramente filosófica y no responde realmente por qué la máxima felicidad la sentimos cuando hemos encontrado a esa persona que “nos completa”. La ciencia tiene una explicación para esto, y tiene que ver con dos principales hormonas: la oxitocina y la vasopresina. La oxitocina es también llamada “la hormona del amor” ya que es la que nos hace sentir ese apego por la otra persona. Ésta se libera durante el parto en la mujer, y durante las relaciones sexuales. Algunos de sus efectos es que reduce la ansiedad, la agresión y el estrés. Así mismo, la vasopresina es la hormona que se encarga de la fidelidad, la cual a niveles altos no nos hace querer estar con absolutamente nadie más que con la persona de la cual “estamos enamorados”.

Image result for media naranja

Esto se demostró en un estudio con ratas donde las ratas de montaña que tenían altos niveles de vasopresina eran fieles hacia sus parejas, y las ratas de laboratorio que las tenían bajos eran promiscuas. Cuando extrajeron la vasopresina de las ratas de montaña y se la inyectaron a las ratas de laboratorio, las conductas de las ratas se invirtieron, demostrando el poder de la vasopresina en las conductas de la fidelidad.

Sabemos que el amor utiliza el sistema de recompensa que utilizan incluso las mismas drogas, éste es la liberación de dopamina en el núcleo accumbens, que crea un sustrato anatómico y neuroquímico de la adicción en el cerebro, igual a la de una adicción farmacológica.

Image result for las neurociencias del amor

Sin embargo, los científicos argumentan que estas sensaciones pueden durar máximo tres años y que después de esto el amor evoluciona a una etapa madura o la pareja se separa, y entonces volvemos al mismo punto en el que estábamos solos.

Después de entender un poco más el proceso de enamoramiento, nos damos cuenta que en esta vida el primer amor que debemos de experimentar es el amor hacia nosotros mismos, ya que este es el tipo de amor que no sólo dura para siempre, pero es el que nos va a dar la verdadera plenitud interior que realmente estamos buscando.

El día que el amor por nosotros mismos sea más importante que el de buscar a quien amar, será el día en que aprenderemos a amar al otro de verdad. Por eso si te sientes solo o insatisfecho con tu vida, no busques a otra persona para “llenarte” porque no va a funcionar. Búscate a ti mismo, conócete y a partir de este conocimiento, comenzarás el mejor romance de tu vida: contigo mismo.

Image result for love myself

5 comentarios sobre “Las neurociencias del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s