El Castigo Social a las Mujeres

¿Por qué las mujeres insistimos en llamarnos “putas” o “zorras” entre nosotras? ¿Será por la misma razón por las que las personas se critican las unas a las otras? ¿O es que incluso existe todo un pacto detrás de este castigo social?

He aquí una breve explicación de por qué lo hacemos y de dónde ha venido este tildar de “puta” o de “zorra” a las mujeres. Este es un pacto que los hombres han iniciado, pero que todos nosotros, tanto hombres como mujeres, hemos perpetrado.

El hombre siempre ha temido el poder de la mujer, es por eso que desde tiempos antiguos, éste siempre ha querido cubrirla y taparla, reprimiendo así su sexualidad. De esta manera, su feminidad desaparece y con ésta la amenaza que le representa, ya que para el hombre la sexualidad de la mujer es completamente irresistible. Ella acepta cubrirse siempre y cuando todas las demás también lo hagan, ya que sabe que en el momento en que alguna de ellas se exhiba, no podrá competir. Es por eso que la mujer está vigilante a que dicho pacto se cumpla y si éste es roto por alguna, es castigada con la burla, el rechazo y la crítica para desacreditarla. El hombre, por otro lado, desea que este pacto se rompa pero al mismo tiempo, cuando una mujer efectivamente lo rompe, la tilda de “puta” para descalificar su argumento.

Related image

El hombre lo hace ya que teme el juicio de la mujer “fácil”. Si una mujer ha estado con muchos hombres distintos, puede juzgarlo a él, y por lo tanto, puede poner en riesgo su masculinidad. La mujer virgen no ha estado con nadie y el hombre junto a ella se siente seguro. La mujer es peligrosa para el hombre porque lo juzga, y la mujer es peligrosa para la mujer porque le representa una amenaza.

Pero lo único que nos hace este pacto a las mujeres es quitarnos nuestra libertad, nuestra capacidad de elegir. Y nos hace esclavas tanto de los hombres como de las demás mujeres que sufren al igual que nosotras, por su falta de libertad de elección. Todas somos agresoras pero todas somos víctimas a la vez. La única manera de romper este pacto es ver a las demás mujeres que nos rodean como nuestras aliadas, y no como enemigas. Como diría Yael Farache: “En vez de criticarles el escote, apláudelo. Apláudelo aunque tú no te lo pongas. Aplaude su coraje, y aplaude también su libertad de elección.” No importa si tú decides estar con un solo hombre o no te interesa ponerte un escote, pero que sea porque TU QUIERES, no porque la sociedad dice que eso es lo que “una mujer decente” tiene que ser.

Image result for puta prejuicio

Criticar a otra mujer es criticarnos a nosotras mismas. Estar en contra de la otra es estar en contra de lo que significa ser mujer. El simple hecho de “tildar de puta,” es tildarnos a todas las mujeres del mundo, haciéndonos sentir mal por nuestra sexualidad, negándola y odiando a las que sí se atreven a exhibirse, pero envidiándolas secretamente. Tenemos que parar este círculo vicioso. Seamos un equipo para poder salir de la burbuja bajo la cual hemos vivido por tantos años y juntas logremos quitar la existencia de este castigo social, y con ello consigamos nuestra libertad.

fotomontaje degrayscale 65

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s